SENDERO: “TEMISAS A AGÜIMES”

TEMISAS - AGÜIMES

Organiza: Sábado 23 de febrero de 2013 Colabora:

               

RECORRIDO EN IMÁGENES

FICHA TÉCNICA

 FICHA TÉCNICA:

Itinerario: Temisas - Yacimiento de La Audiencia – Agüimes

Distancia: Aprox. 11 Km.

Desnivel: 410 m. (Agüimes 288 m. – Temisas 698 m.)

Dificultad: MEDIA. Precaución en zonas resbaladizas o sobre roca, discurre mayoritariamente por senderos, con algunos tramos de carretera.

Término Municipal: Agüimes

RECORRIDO:

La ruta de hoy nos lleva por lo que queda del Camino Real que va desde Temisas a Agüimes. Tomaremos un sendero, bien delimitado por muros de piedra seca, que nos va llevando en dirección a Agüimes, más por lógica que por marcación, pues siempre nos marca el camino como estrella polar, el Observatorio Astronómico de Temisas, que destaca en lo alto de la colina Sur de Temisas. Otro hito que nos va acompañando en el camino es el Monumento Natural del Roque Aguayro, que siempre lo veremos a la derecha del camino. Cortamos la carretera GC 550 tres veces antes de llegar a Agüimes, aunque primero habremos visitado el yacimiento prehispánico de La Audiencia y las Cuevas del Pósito.

Acercándonos a La Orilla de Guayadeque, andamos por un sendero que va en gran parte por serventías entre antiguas tierras de cultivo, hoy en abandono, y que en su día fueron parte del granero de Gran Canaria, ya que hasta donde nos alcanza la vista, todos estos terrenos de bancales y cadenas estuvieron cultivados de cereales.

Ya casi entrando en la zona de adoquines y abandonando el sendero, llegamos al casco histórico de Agüimes, que fue fundado en el año 1486, tras la conquista de la isla por la Corona de Castilla. Es uno de los más antiguos del archipiélago canario y de los que mejor conservan el estilo tradicional. Señorío y Cámara Episcopal desde la conquista hasta la desamortización de Mendizábal de 1837, Agüimes ha sabido conjugar el desarrollo de la modernidad y el empuje industrial con la fuerte carga histórica y tradicional que aún conserva. Agüimes conserva el sabor a antigüedad en sus calles, en la arquitectura de sus casas y en la estructura de la propia Villa, además de en sus tradiciones, el cual atravesamos por sus calles adoquinadas, pasando por el Hotel Rural Los Camellos, la Plaza de San Sebastián y el templo parroquial del mismo nombre.

 DESTACAMOS:

 El Monumento Natural del Roque Aguayro constituye un elemento paisajístico muy destacado, que domina y caracteriza la zona, al tiempo que es una formación natural de singularidad e interés científico. Junto a estos valores estéticos, destacan otros de carácter cultural debido a la presencia de petroglifos aborígenes en el Lomo de Los Letreros. El roque tiene unos 540 metros de altura, y está constituido fundamentalmente por materiales basálticos antiguos. La vegetación actual está formada por tabaibas, balos y aulagas, que denotan una notoria alteración de la comunidad vegetal originaria, debida probablemente al sobrepastoreo. Igualmente resulta digna de mención la presencia de cardones y palmeras aisladas.

  El conjunto de La Audiencia o Risco Pintado está muy cerca del pueblo de Temisas, al lado de la carretera en dirección a Agüimes. Se trata de un poblado de cuevas labradas artificialmente en la toba, de diversos tamaños y morfologías, a las que, en más de una ocasión pueden atribuirse diferentes funciones (dormitorio, cocina, etc.). Los elementos que articulan el espacio interno de estos poblados (pasos, accesos, túneles, etc.) constituyen también obras artificiales.  Como suele ser habitual se localizan graneros, siendo su ejemplo más significativo las denominadas Cuevas del Pósito. Su visita permite tener una visión clara de la importancia de estos lugares de almacenamiento, lo cuidado  de su ubicación y las medidas tomadas para garantizar la integridad de los productos allí almacenados ante cualquier evento que pueda ponerlos en peligro.

 El caserío canario de Temisas se encuentra en lo alto del municipio de Agüimes y en plena sierra, a 650 metros de altura, conformado por los núcleos de San Miguel, Corazón de Jesús y la Inmaculada.  El pago de Temisas guarda una unidad arquitectónica con fuerte integración al paisaje, formando el pago una serie de pequeños caseríos concentrados. La vivienda de Temisas es claro exponente de la arquitectura popular canaria, de gran sencillez compositiva, plantas rectangulares, muros de cargas, cubiertas a dos aguas. Predominan las viviendas de planta baja, con algún ejemplo de dos plantas. En este barrio se encuentra la ermita de San Miguel construida en 1.730, la levantó el pueblo alentado por un dominicano de Agüimes que se encontraba destinado allí en aquella época. Este mismo fraile esculpió y regaló a la ermita la imagen del patrón San Miguel Arcángel. Themensa, Theminsas, Themensay: son acepciones que ha tenido el nombre actual de este pueblo, Temisas, su significado toponímico es “cubierto de olivos” (valle cubierto de olivos).

YACIMIENTOS

"El camino desde Agüimes hasta la ermita de San Miguel, pago de Temisas, es muy agrio, por la gran profundidad de tres barrancos; pero es todavía peor el que sigue, especialmente la bajada del valle de Santa Lucía, larga, pendiente y con rodeos". Si para llegar a Temisas en 2013, aún hoy la ruta es ardua, habría que ponerse en el lugar de Viera y Clavijo en pleno siglo XVIII para entender el quebradero que describe, pero más agria sería aún para los antiguos canarios para concluir que el valle de Temisas, el de los 1.500 olivos, tenía todos los visos, por lejanía y autosuficiencia, de constituirse en república independiente.

Porque son en esos altos de Agüimes donde la isla es prácticamente pura degollada, que tiene allí, en Temisas, un oasis en forma de cañada donde aún asoman los prehispánicos bancales que surtían de grano a estas poblaciones algo remotas.

Desde el mismo pueblo y oteando hacia la costa se aprecia el valle, festoneado, a la izquierda, con un macizo de toba que forma el yacimiento de La Audiencia o Risco Pintado, que a su vez guarda lo que se denominan como cuevas de El Pósito. Y a la izquierda, justo por detrás de donde hoy se emplaza el pequeño observatorio astronómico de Temisas, la Cueva del Gigante, una genuina filigrana volcánica más propia del diseño de un arquitecto esotérico de que de una carambola geológica.

La arqueóloga Leticia González en las nuevas cuevas encontradas. | josé c. guerraAmbos lugares están a tiro de cañón. La bola sobrevolaría el barranquillo que los separa con sus palmeras, con su pequeño cauce al fondo, y unas pocas casas de techos a dos aguas. Enfrente, en las faldas de La Audiencia, que desde El Gigante parece la aleta dorsal de un bicho antiguo, se asoma a ese tinglado el arqueólogo Julio Cuenca: "El paisaje debe ser prácticamente el mismo", y apunta a unas hileras de piedras ya casi mimetizadas con las lomas. Se hace un silencio y ahora sí que es verdad que solo falta aquella gente, imaginándola en un trasiego de zafra entre esas cadenas de cultivos.

Una vez segado el centeno y el trigo los subirían en hatos a los pies de La Audiencia. En las primeras cuevas, lo que se clasifica en la actual excavación que está ejecutando el equipo de Cuenca por encargo del Cabildo de Gran Canaria, como sector 1, los procesarían cortando sus espigas con cuchillas de obsidiana. Y puestos a recrear, subirían a las cuevas superiores, más inaccesibles, el grano resultante, escalando por pasillos, escalones aún hoy a la vista, senderillos excavados y cuevas comunicantes.

Los indicios arqueológicos, tanto de los antiguos datos recogidos por el que fuera Comisario Provincial de Excavaciones Arqueológicas, Sebastián Jiménez Sánchez, en dos campañas de mitad del siglo pasado, en 1943 y en 1951, y los nuevos descubrimientos de este año, a cuenta de la mejora de la carretera de Temisas, trazan este recorrido agrícola. El sector 1 es la novedad, abiertos este pasado verano tras permanecer ocultos posiblemente desde antes de la Conquista por un desprendimiento del endeble risco de toba volcánica.

Jiménez Sánchez describía así la parte superior, la de la caja fuerte de La Audiencia: "El cuerpo central de las Cuevas del Pósito o Agadir de Temisas lo constituye una amplia caverna de unos seis metros de ancho (desde el ventanal que da desde el abismo a la puerta del túnel) por doce metros de largo". "Dentro de su rusticidad presenta al visitante cierto encanto (...) De la columna salen toscas arcadas que nos recuerdan algo de templo". Para añadir que existe "hacia la izquierda de la cueva central, y contigua a ésta, otra cavidad de regulares dimensiones, con 19 silos y una excavación en la roca en forma de sarcófago antropoide..."

Esta última "cueva de los 19 silos" es toda una joya, un bargueño en piedra concienzudamente excavado que recuerda a los vericuetos del Cenobio de Valerón aunque en menor formato. El tagoror que aprecia Jiménez en aquellas primeras exploraciones, formado por un círculo de unos cinco metros de ancho por casi cuatro de largo con varias gradas, le da el nombre de La Audiencia.

En cualquier caso cuando el antiguo comisario de excavaciones llegó al sitio, el complejo ya estaba algo tocado. La carretera de Temisas se abrió allí en 1933 a golpe de dinamita, dividiendo en dos el conjunto al quedar varias oquedades por debajo del trazado.

Este jueves llegaban los primeros resultados de los granos encontrados en el hasta ahora secreto sector 1, que es el que queda a apenas unos pocos metros por encima del asfalto: son granos de cebada, principalmente, y en menor medida de trigo, a los que se añade las tiras de juncos, entrelazadas con distintos métodos, los morteros de toba, los alisadores de basalto, los raspadores, un percutor del mismo material e incluso un fragmento de hueso de un feto o bebé. Las pruebas del Carbono 14 fijarán en los próximos días la antigüedad de semillas y maderas.

Salvando las debidas distancias y aprovechando el cómo lo ilustra Cuenca a modo de ejemplo, lo ocurrido en La Audiencia fue una Pompeya isleña, en la que la nube piroplástica retrató a fuego un instante de la vida antigua para reaparecer sin una posterior intervención humana siglos después. Aunque la mecánica aquí fue diferente, con un derrumbe parcial que enlosó las cuevas. Los arqueólogos no descartan encontrar, si no hubo aviso previo que augurara el derribo, más huesos humanos. ¿Y de la Cueva del Gigante? Más misterio porque no se han realizado allí excavaciones, pero una vez se accede a ella por su techo, entrando al interior por un hueco practicado en la superficie se encuentra una sala gaudisiana con unas de sus bandas abiertas a un risco descomunal y, justo enfrente, La Audiencia, como si ese gigante fuera su vigilante perpetuo.

Juanjo Jiménez. LP

SENDERISMO: CAMINO DE LOS LOMOS DE ARUCAS

CAMINO DE LOS LOMOS DE ARUCAS

Organiza: Sábado 19 de enero de 2013 Colabora:

RECORRIDO EN IMÁGENES

 

 

FICHA TÉCNICA

 FICHA TÉCNICA:

Itinerario: La Laguna de Valleseco - Pico Rayo (Osorio) – Acequia de Crespo - Altabacales - El Arco - Lomo Jurgón - La Calva - Visvique - Laderas de Barreto - Lomos de Riquiánez - La Guitarrilla (Santidad).

 Distancia: 14 Km.

 Desnivel: 689 m. (Osorio 968 m. - Altabacales 581 m. - Lomo de Riquiánez 473 m. - La Guitarrilla 279 m.)

 Dificultad: MEDIA (Precaución en tramos resbaladizos. Se combinan tramos de subida y bajada)

 Destaca: A pesar de discurrir en algunos de sus tramos por zonas muy antropizadas, todavía se conservan algunos tramos empedrados, y se pueden apreciar zonas de brezal y acebuchal en franca regeneración natural.

 Términos Municipales: Valleseco, Teror, Firgas y Arucas

DESCRIPCIÓN DEL SENDERO 

 El camino que hoy nos ocupa comienza en las inmediaciones de La Laguna de Valleseco, discurriendo durante el primer tramo por la carreterita del Pico, para abandonarla a la derecha en dirección a las instalaciones de Telefónica, donde entraremos en contacto con un bosquete de laurisilva repoblado que ya presenta aspecto boscoso. Por este estrecho sendero llegamos a la Degollada de Osorio, desde donde ascendemos hasta alcanzar el punto más alto de recorrido de hoy, el Pico Rayo (o de osorio, o de La Laguna), que con sus 968 m.s.n.m, se presenta como un auténtico icono del paisaje de la comarca.

 Ya en lo alto podemos observar el estupendo estado de las repoblaciones forestales llevadas a cabo en los últimos años, que han conseguido cambiar radicalmente el aspecto del Pico. Comenzamos el descenso, aumentando las precauciones pues tiene gran desnivel y el piso es muy resbaladizo, para alcanzar la conocida como Acequia de Crespo (Nace a 1416 m., en la finca del mismo nombre, y según la documentación consultada data de finales del siglo XIX, como curiosidad comentar que se conserva un documento de solicitud de don Cristóbal Manrique de Lara y Conte solicitando autorización para pasar acequia hasta sus tierras en Teror junto a camino público).

Caminamos durante un rato junto a ella, y tras pasar el pequeño acueductio que salva el Camino de Firgas a Teror, a la altura de una cantonera abandonamos a la izquierda el recorrido que llevamos para salirnos entre eucaliptos hasta alcanzar una pista y luego sendero poco definido que nos acerca hasta la carretera de Los Castillos. Caminamos por ella en dirección Firgas (izquierda) unos 75 m. y salimos donde la valla se encuentra abierta para descender por otro sendero poco claro hasta la carreterita de Los Altabacales, por la que caminomos en dirección Arucas (derecha) unos 250 m. para desviarnos a la izquierda por el Camino de Altabacales, que nos conduce a la zona de El Arco y La Piconera, desde donde ladereamos hasta alcanzar el Área Recreativa de Lomo Jurgón. Tras un breve descanso, descendemos hacia Fuente del Hierro y La Calva, para tras cruzar la carretera Arucas Teror, a la altura de Visvique, pasar por el sendero que nos llevará hacia las Laderas de Barreto, para ascender hacia los Lomos de Riquiánez, utilizando para ello primero un sendero bien marcado y luego el recorrido de unas antiguas acequias de tierra. Ya en Riquiánez podremos disfrutar de las vistas, así como de los Hornos de Teja (según algunas fuentes existen 7 hornos de teja y ladrillo esparcidos por el lomo de Riquiánez. Hay un conjunto principal de 3 unidades muy próximas entre sí, situadas en la parte más alta.

La situación de tantos hornos en este lomo se debe a su riqueza en agua, arcilla (tierra teja) y leña, entre otros. Del primer conjunto de tres hornos, el más importante está situado en la parte más elevada, a 460 metros de altitud. Es el de mayores dimensiones, el mejor conservado y lleva el nombre de El Horno de Riquiánez, activo desde finales del siglo XVIII a principios del XX. Es una estructura cilíndrica de 6 metros de altura por 5,50 metros de diámetro máximo, embutida en la ladera, con una boca inferior por donde se introduce la leña para la combustión en el módulo de abajo u hornilla y una puerta que da al módulo superior,  donde se colocan las tejas y ladrillos, para la cocción a cielo abierto. Podría tener una capacidad de 10 a 12 mil tejas por hornada) y de un estupendo Brezal de regeneración espontanea que cubre buena parte de la zona y que nos demuestra que estas tierras en otra época fueron ocupadas por el laurel y sus plantas asociadas.

 En cuanto a fauna cabe destacar la presencia de aguilillas, cernícalos, gavilanes, mirlos, capirotes, perdices… como elementos que podemos encontrar en la ruta de hoy.

SENDERISMO: Barranco de Los Cernícalos

BARRANCO DE LOS CERNÍCALOS

Organiza: Sábado 17 de noviembre de 2012
Colabora:

RECORRIDO EN IMÁGENES

 

FICHA TÉCNICA

 FICHA TÉCNICA :

 Itinerario: Las Breñas - Barranco de Cernícalos - Cascadas - Lomo Magullo

Distancia: Aprox. 9 Km.    Desnivel: 300 m. (Las Breñas 800 m. - Cascada de Las Breñas 650 m. - Lomo Magullo 500 m.)

Dificultad: MEDIA-ALTA (precaución algún tramo resbaladizo y pequeño tramo sendero sobre pared de roca).

A tener en cuenta: Importante presencia de saos o sauces canarios, debido a la presencia constante de agua por su cauce.

Elementos de Interés: Paisajísticos, geológicos, etnográficos, faunísticos y botánicos.

Figuras de Protección: Reserva Natural Especial de Los Marteles y Paisaje Protegido de Lomo Magullo       Municipio: Telde

________________________________________________________________________ 

El camino se inicia en el barrio teldense de Las Breñas, justo en una gran curva existente en la carretera, se toma la desviación a la derecha hasta el fondo del barranco.

En primer lugar, el camino transcurre por un sendero entre terrenos de labranza, pasando incluso en algunos momentos por el borde de algunas parcelas dedicadas al cultivo de cereales. Cuando estos bancales terminan, comienza tal vez la zona con mejores vistas de todo el recorrido, serpenteando el camino hasta el fondo del barranco entre acebuches y retamas blancas. Este tramo tiene un par de zonas en las que es necesario tener precaución debido a la existencia de tierra suelta, lo que las puede hacer muy resbaladizas. Una vez en el cauce del barranco, uno de los pocos de Gran Canaria por los que discurre el agua permanentemente durante todo el año, descubrimos la presencia de un impresionante bosquete de saos canarios.

Iniciamos una ligera subida por el cauce del barranco hasta llegar a un impresionante caldero de agua donde se pueden observar varios ejemplares de estrelladera, hiedra canaria y taginastes azul; el lugar invita a pasar un rato de observación y disfrute de la naturaleza. Desde Aquí iniciamos el sendero siguiendo el cauce del barranco, hasta llegar de nuevo al punto donde finalizó el tramo anterior de bajada, donde nos desviamos a la derecha y tras laderear durante un rato, retomamos el cauce, donde el agua es la protagonista principal, hasta el final del camino donde llegamos a la carretera asfaltada que conduce hasta el barrio teldense de Lomo Magullo. En éste lugar, la Consejería de Política territorial y medio Ambiente del Gobierno de Canarias ha construido una zona destinada al uso recreativo de la población que visita el barranco.

FLORA Y FAUNA:

        Dentro de la rica flora del lugar, cabe destacar la existencia de una increíble sauceda de sauces o saos canarios (posible gracias a la presencia continuada de agua).Pero además destacan también la existencia de acebuches, retama blanca, estrelladeras, taginastes azules, bicácaros… En la zona más cercana a Cazadores y al final del camino, cercanías a Lomo Magullo, es importante la presencia de terrenos destinados al cultivo. En lo que a la fauna se refiere, en el Barranco de Los Cernícalos cabe destacar la presencia de alpispas, cernícalos, aguilillas o ratoneros comunes, mirlos

AGRESIONES :

        Los intentos de encauzamiento de sus aguas, las visitas masivas y el abandono de basuras en su cauce son los mayores peligros con los que se encuentra éste espacio.

Página 6 de 8