SENDERISMO: CAMINO DE LOS PROPIOS

CAMINO DE LOS PROPIOS

Sábado 11 de mayo de 2013 

      

Organiza:                      Colabora:

RECORRIDO

8,30  h.- Salida de la guagua desde el Centro de Adultos (Vecindario)

9,15  h.- Parada en Plaza de San Andrés (Desayunar)

9,45  h.- Continuar el recorrido en guagua hasta Los Tilos.

10,15 h.- Comienzo de la Ruta.

13,00 h.- Parada en ruta. Comida.

14,30 h.- Llegada a Moya. Parada para el café.

15,00 h.- Salida en guagua hacia Vecindario

16,00 h.- Llegada a Vecindario.

 

Tener en cuenta:

$1   Llevar calzado adecuado para caminar unos 9 km.

$     Llevar algo de agua, frutos secos y zumos.

$1    El bocadillo para almorzar igual se puede comprar en San Andrés de Arucas, pero no hay garantías.

$1    Si tienes bastón de senderista, te viene muy bien.

$1   No se te olvide llevar las ganas a disfrutar de paisajes que sólo se pueden ver si accedes a pie, y  vente predispuesto/a a disfrutar de los/as compañeros/as.

INSCRIPCIÓN

COSTE

 

6 € (para laGuagua) 

PLAZOS DE INSCRIPCIÓN

Reserva sólo para alumnado

 

Otros participantes

 

                                 

FICHA TÉCNICA

Itinerario: Los Tilos - Circular del Brezal - Santa Cristina - Los Corralillos - Barranco de Los Propios -  Los Tilos

Distancia: 9 Km.

Desnivel: 181 m. (Los Tilos 475 m. - El Brezal 641 m. - Santa Cristina 656 m. - Los Corralillos 585 m. - Los Tilos 475 m.)

Dificultad: BAJA

Términos Municipales: Santa María de Guía y Moya

BREZAL DE SANTA CRISTINA:

 Forma parte de la Reserva Natural Especial del Brezal (Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos). Ocupa una superficie total de 107 hectáreas, y los principales fundamentos que justifican la protección de este espacio son: a) el papel en la protección del suelo y la recarga del acuífero que ejercen las masas forestales existentes en la Reserva; b) presencia de ecosistemas y hábitats representativos del archipiélago; como la laurisilva de Barranquillo Frío; las formaciones de fayal-brezal en el área del Brezal-Hoyas Vivas y en las laderas del barranco del Brezal.

BARRANCO DE LOS PROPIOS:

 El Barranco de Los Propios es un pequeño barranco que divide los municipios de Santa María de Guía y Moya. Es un tributario del Barranco de Moya, en la denominada subcuenca del Barranco del Pinar, que además abarca los barrancos de Lomo del Pino, de la Virgen y del Pinar.

 LOS TILOS DE MOYA

 Es un fragmento boscoso de laurisilva y tilos que cubre una extensión de 91 hectáreas sobre el Barranco de Moya, que ocupa el tramo bajo del barranco del Laurel.

 Este espacio representa el relicto de laurisilva más importante de la isla, testigo de la denominada Selva de Doramas, que hace 500 años se extendía por toda la cara norte de la isla. Es la representación más amplia y rica de los fragmentos del monteverde insular.

 Se trata de un cauce con laderas de fuerte pendiente y fondo estrecho, donde el bosque pervive entre los 475 y 700 metros de altitud. La especie más destacada de este paraje es el til (Ocotea foetens), que da nombre a la reserva, pero existen otras muchas como el laurel, el barbusano, la faya, el palo blanco, el follao, el acebiño, la cresta de gallo, la chahorra, etc. Se calcula que alberga unas 35 especies de la flora más amenazada de Gran Canaria, que encuentran aquí su espacio vital para desarrollarse, favorecidas, fundamentalmente, por  una precipitación media anual de 510 mm.

 En la actualidad, Los Tilos de Moya está catalogado como Reserva Natural Especial, y la superficie arbolada apenas alcanza las veinte hectáreas debido, principalmente, a todos los procesos de degradación y sobreexplotación maderera de la zona. 

 Debido a la fuerte presión humana, en el año 1980 las instituciones públicas decidieron cerrar Los Tilos de Moya. Las autoridades tomaron una medida drástica, sin parangón en Gran Canaria. Se pusieron los elementos necesarios para la recuperación de todo el ecosistema. Ahora podemos recorrer dos senderos acondicionados que, además de ayudarnos a conocer el hábitat de estos bosques terciarios, nos permitirán disfrutar de un día en contacto con la naturaleza más verde de la isla de Gran Canaria.

 No obstante, por el camino propuesto se podrá disfrutar de un variado recorrido que hará las delicias de todas las personas que lo realicen.

 Consultando la “Historia de Canarias” de José Viera y Clavijo, escrita a principios de la segunda mitad del S. XVIII, encontramos la siguiente descripción:

(…) La gran copia de aguas claras y sumamente frías que en arroyos muy caudalosos cortan y bañan el terreno por diferentes parajes, especialmente en las que dicen Madres de Moya, conservan un suelo siempre entapizado de yerbas medicinales y olorosas.

 En el siglo XX el principal cantor del bosque es el poeta Tomás Morales ,que en la composición “Tarde en la Selva” se lamenta de la desaparición física de ese espacio, así como de la pérdida de sus señas de identidad:

¡Es el hacha! Es el golpe de su oficiar violento que, bruscamente, llega, desolador y cruento, de la entraña del bosque, donde un tilo sombroso yergue su soberana magnitud de coloso...

ACAMPADA: AULA DE LAS TEDERAS

ACAMPADA: AULA DE LAS TEDERAS

              NOVIEMBRE 2013:   Viernes 22  a  Domingo 24

INSCRIPCIÓN - ACTIVIDADES

 

·      Disfrutar de la compañía de otros/as participantes. 
·      Talleres de Cocina, Autocontrol, Dinámica de Grupos, Relajación, …
·      Veladas nocturnas.
·      Actividad de Senderismo.
·      Conocimiento de la zona.
 
INSCRIPCIÓN:  SÓLO 35 €

YA PUEDES REALIZAR LA INSCRIPCIÓN

Último día para poder asistir:

JUEVES, 6 de Noviembre de 2013

(Si ese día no se han inscrito un mínimo de 20 alumnos/as,

la actividad se suspenderán)

INCLUYE:
  • GUAGUA
  • HOSPEDAJE (hay que llevar saco de dormir y funda de almohada)
  • ACTIVIDADES
  • COMIDA

              2 Desayunos

              1 Comida

              2 Cenas

SENDERO: “TEMISAS A AGÜIMES”

TEMISAS - AGÜIMES

Organiza: Sábado 23 de febrero de 2013 Colabora:

               

RECORRIDO EN IMÁGENES

FICHA TÉCNICA

 FICHA TÉCNICA:

Itinerario: Temisas - Yacimiento de La Audiencia – Agüimes

Distancia: Aprox. 11 Km.

Desnivel: 410 m. (Agüimes 288 m. – Temisas 698 m.)

Dificultad: MEDIA. Precaución en zonas resbaladizas o sobre roca, discurre mayoritariamente por senderos, con algunos tramos de carretera.

Término Municipal: Agüimes

RECORRIDO:

La ruta de hoy nos lleva por lo que queda del Camino Real que va desde Temisas a Agüimes. Tomaremos un sendero, bien delimitado por muros de piedra seca, que nos va llevando en dirección a Agüimes, más por lógica que por marcación, pues siempre nos marca el camino como estrella polar, el Observatorio Astronómico de Temisas, que destaca en lo alto de la colina Sur de Temisas. Otro hito que nos va acompañando en el camino es el Monumento Natural del Roque Aguayro, que siempre lo veremos a la derecha del camino. Cortamos la carretera GC 550 tres veces antes de llegar a Agüimes, aunque primero habremos visitado el yacimiento prehispánico de La Audiencia y las Cuevas del Pósito.

Acercándonos a La Orilla de Guayadeque, andamos por un sendero que va en gran parte por serventías entre antiguas tierras de cultivo, hoy en abandono, y que en su día fueron parte del granero de Gran Canaria, ya que hasta donde nos alcanza la vista, todos estos terrenos de bancales y cadenas estuvieron cultivados de cereales.

Ya casi entrando en la zona de adoquines y abandonando el sendero, llegamos al casco histórico de Agüimes, que fue fundado en el año 1486, tras la conquista de la isla por la Corona de Castilla. Es uno de los más antiguos del archipiélago canario y de los que mejor conservan el estilo tradicional. Señorío y Cámara Episcopal desde la conquista hasta la desamortización de Mendizábal de 1837, Agüimes ha sabido conjugar el desarrollo de la modernidad y el empuje industrial con la fuerte carga histórica y tradicional que aún conserva. Agüimes conserva el sabor a antigüedad en sus calles, en la arquitectura de sus casas y en la estructura de la propia Villa, además de en sus tradiciones, el cual atravesamos por sus calles adoquinadas, pasando por el Hotel Rural Los Camellos, la Plaza de San Sebastián y el templo parroquial del mismo nombre.

 DESTACAMOS:

 El Monumento Natural del Roque Aguayro constituye un elemento paisajístico muy destacado, que domina y caracteriza la zona, al tiempo que es una formación natural de singularidad e interés científico. Junto a estos valores estéticos, destacan otros de carácter cultural debido a la presencia de petroglifos aborígenes en el Lomo de Los Letreros. El roque tiene unos 540 metros de altura, y está constituido fundamentalmente por materiales basálticos antiguos. La vegetación actual está formada por tabaibas, balos y aulagas, que denotan una notoria alteración de la comunidad vegetal originaria, debida probablemente al sobrepastoreo. Igualmente resulta digna de mención la presencia de cardones y palmeras aisladas.

  El conjunto de La Audiencia o Risco Pintado está muy cerca del pueblo de Temisas, al lado de la carretera en dirección a Agüimes. Se trata de un poblado de cuevas labradas artificialmente en la toba, de diversos tamaños y morfologías, a las que, en más de una ocasión pueden atribuirse diferentes funciones (dormitorio, cocina, etc.). Los elementos que articulan el espacio interno de estos poblados (pasos, accesos, túneles, etc.) constituyen también obras artificiales.  Como suele ser habitual se localizan graneros, siendo su ejemplo más significativo las denominadas Cuevas del Pósito. Su visita permite tener una visión clara de la importancia de estos lugares de almacenamiento, lo cuidado  de su ubicación y las medidas tomadas para garantizar la integridad de los productos allí almacenados ante cualquier evento que pueda ponerlos en peligro.

 El caserío canario de Temisas se encuentra en lo alto del municipio de Agüimes y en plena sierra, a 650 metros de altura, conformado por los núcleos de San Miguel, Corazón de Jesús y la Inmaculada.  El pago de Temisas guarda una unidad arquitectónica con fuerte integración al paisaje, formando el pago una serie de pequeños caseríos concentrados. La vivienda de Temisas es claro exponente de la arquitectura popular canaria, de gran sencillez compositiva, plantas rectangulares, muros de cargas, cubiertas a dos aguas. Predominan las viviendas de planta baja, con algún ejemplo de dos plantas. En este barrio se encuentra la ermita de San Miguel construida en 1.730, la levantó el pueblo alentado por un dominicano de Agüimes que se encontraba destinado allí en aquella época. Este mismo fraile esculpió y regaló a la ermita la imagen del patrón San Miguel Arcángel. Themensa, Theminsas, Themensay: son acepciones que ha tenido el nombre actual de este pueblo, Temisas, su significado toponímico es “cubierto de olivos” (valle cubierto de olivos).

YACIMIENTOS

"El camino desde Agüimes hasta la ermita de San Miguel, pago de Temisas, es muy agrio, por la gran profundidad de tres barrancos; pero es todavía peor el que sigue, especialmente la bajada del valle de Santa Lucía, larga, pendiente y con rodeos". Si para llegar a Temisas en 2013, aún hoy la ruta es ardua, habría que ponerse en el lugar de Viera y Clavijo en pleno siglo XVIII para entender el quebradero que describe, pero más agria sería aún para los antiguos canarios para concluir que el valle de Temisas, el de los 1.500 olivos, tenía todos los visos, por lejanía y autosuficiencia, de constituirse en república independiente.

Porque son en esos altos de Agüimes donde la isla es prácticamente pura degollada, que tiene allí, en Temisas, un oasis en forma de cañada donde aún asoman los prehispánicos bancales que surtían de grano a estas poblaciones algo remotas.

Desde el mismo pueblo y oteando hacia la costa se aprecia el valle, festoneado, a la izquierda, con un macizo de toba que forma el yacimiento de La Audiencia o Risco Pintado, que a su vez guarda lo que se denominan como cuevas de El Pósito. Y a la izquierda, justo por detrás de donde hoy se emplaza el pequeño observatorio astronómico de Temisas, la Cueva del Gigante, una genuina filigrana volcánica más propia del diseño de un arquitecto esotérico de que de una carambola geológica.

La arqueóloga Leticia González en las nuevas cuevas encontradas. | josé c. guerraAmbos lugares están a tiro de cañón. La bola sobrevolaría el barranquillo que los separa con sus palmeras, con su pequeño cauce al fondo, y unas pocas casas de techos a dos aguas. Enfrente, en las faldas de La Audiencia, que desde El Gigante parece la aleta dorsal de un bicho antiguo, se asoma a ese tinglado el arqueólogo Julio Cuenca: "El paisaje debe ser prácticamente el mismo", y apunta a unas hileras de piedras ya casi mimetizadas con las lomas. Se hace un silencio y ahora sí que es verdad que solo falta aquella gente, imaginándola en un trasiego de zafra entre esas cadenas de cultivos.

Una vez segado el centeno y el trigo los subirían en hatos a los pies de La Audiencia. En las primeras cuevas, lo que se clasifica en la actual excavación que está ejecutando el equipo de Cuenca por encargo del Cabildo de Gran Canaria, como sector 1, los procesarían cortando sus espigas con cuchillas de obsidiana. Y puestos a recrear, subirían a las cuevas superiores, más inaccesibles, el grano resultante, escalando por pasillos, escalones aún hoy a la vista, senderillos excavados y cuevas comunicantes.

Los indicios arqueológicos, tanto de los antiguos datos recogidos por el que fuera Comisario Provincial de Excavaciones Arqueológicas, Sebastián Jiménez Sánchez, en dos campañas de mitad del siglo pasado, en 1943 y en 1951, y los nuevos descubrimientos de este año, a cuenta de la mejora de la carretera de Temisas, trazan este recorrido agrícola. El sector 1 es la novedad, abiertos este pasado verano tras permanecer ocultos posiblemente desde antes de la Conquista por un desprendimiento del endeble risco de toba volcánica.

Jiménez Sánchez describía así la parte superior, la de la caja fuerte de La Audiencia: "El cuerpo central de las Cuevas del Pósito o Agadir de Temisas lo constituye una amplia caverna de unos seis metros de ancho (desde el ventanal que da desde el abismo a la puerta del túnel) por doce metros de largo". "Dentro de su rusticidad presenta al visitante cierto encanto (...) De la columna salen toscas arcadas que nos recuerdan algo de templo". Para añadir que existe "hacia la izquierda de la cueva central, y contigua a ésta, otra cavidad de regulares dimensiones, con 19 silos y una excavación en la roca en forma de sarcófago antropoide..."

Esta última "cueva de los 19 silos" es toda una joya, un bargueño en piedra concienzudamente excavado que recuerda a los vericuetos del Cenobio de Valerón aunque en menor formato. El tagoror que aprecia Jiménez en aquellas primeras exploraciones, formado por un círculo de unos cinco metros de ancho por casi cuatro de largo con varias gradas, le da el nombre de La Audiencia.

En cualquier caso cuando el antiguo comisario de excavaciones llegó al sitio, el complejo ya estaba algo tocado. La carretera de Temisas se abrió allí en 1933 a golpe de dinamita, dividiendo en dos el conjunto al quedar varias oquedades por debajo del trazado.

Este jueves llegaban los primeros resultados de los granos encontrados en el hasta ahora secreto sector 1, que es el que queda a apenas unos pocos metros por encima del asfalto: son granos de cebada, principalmente, y en menor medida de trigo, a los que se añade las tiras de juncos, entrelazadas con distintos métodos, los morteros de toba, los alisadores de basalto, los raspadores, un percutor del mismo material e incluso un fragmento de hueso de un feto o bebé. Las pruebas del Carbono 14 fijarán en los próximos días la antigüedad de semillas y maderas.

Salvando las debidas distancias y aprovechando el cómo lo ilustra Cuenca a modo de ejemplo, lo ocurrido en La Audiencia fue una Pompeya isleña, en la que la nube piroplástica retrató a fuego un instante de la vida antigua para reaparecer sin una posterior intervención humana siglos después. Aunque la mecánica aquí fue diferente, con un derrumbe parcial que enlosó las cuevas. Los arqueólogos no descartan encontrar, si no hubo aviso previo que augurara el derribo, más huesos humanos. ¿Y de la Cueva del Gigante? Más misterio porque no se han realizado allí excavaciones, pero una vez se accede a ella por su techo, entrando al interior por un hueco practicado en la superficie se encuentra una sala gaudisiana con unas de sus bandas abiertas a un risco descomunal y, justo enfrente, La Audiencia, como si ese gigante fuera su vigilante perpetuo.

Juanjo Jiménez. LP

Página 5 de 8