FORMACIÓN BÁSICA INICIAL



fbi.jpg

CASA PASTORES

POZO IZQUIERDO


LA ORILLA

alfa

SANTA LUCÍA CASCO


SARDINA

 


VECINDARIO

BALOS

alfa

 

10

 

MUNICIPIO DE FIRGAS

firgas

PREGÓN FBI

Pregón de fiestas de San Nicolás de Bari - Alumnas de Pozo Izquierdo

P3

LEER EL PREGÓN "AQUÍ"

Con mucho cariño : Rita, Mª Carmen y Juana Ruano PérezPP 3

Buenas noches sardineras y sardineros, amigas y amigos, familiares, autoridades y visitantes, vecinos todos.

Ante todo queremos agradecer el ofrecimiento de la comisión de fiestas por otorgarnos esta oportunidad que, supone para nosotras un gran honor en el pueblo que nos vio nacer.

La historia de un pueblo la escriben sus habitantes, con sus vivencias y ¡nosotras a nuestra edad podemos contar unas cuantas! Sardina, que tantas vicisitudes de la historia ha pasado, lleno de historia viva que se escribe día a día. Hoy nos toca recordar como sardineras, la aportación de sus gentes con sus idas y venidas.

En este momento queremos hacer un llamado a la solidaridad integradora de este pueblo que vio marchar a muchos en épocas de necesidad pero, llevando a esta tierra en el corazón y siendo portadores de su identidad, sus costumbres y cultura las cuales se llevaron por bandera a distintos y bellos países, los cuales acogieron a los canarios de todas las islas con los brazos abiertos en momentos de dura y ancha necesidad.

Son estos días difíciles para tantas familias que dejan su propia tierra buscando una vida mejor lejos de sus fronteras, tanto como un día lo fueron para nuestra propia familia, nuestra gente y nuestro pueblo. Hoy es nuestro turno de abrir los brazos a la solidaridad, la empatía y la tolerancia hacia todas las personas que llegando a estas tierras, nos enriquecen también con su cultura y costumbres. Son hombres y mujeres luchadores con un mismo anhelo, encontrar un mejor porvenir.

Es el momento de devolver el amor y el cariño que un día nos dieron en otros países lejanos, como si de cuentos se tratase. Gracias a las manos amigas, a los espíritus compasivos y tantas gentes bondadosas de otros lugares nuestro pueblo ha podido nutrirse, crecer y también sobrevivir. Canarias se ha construido con esa mirada tan nuestra siempre fija más allá del mar. Pareciera que este es nuestro destino.

 La historia de nuestra familia comienza en la calle San Isidro, a donde se trasladan nuestros padres después de casarse. Allí nuestra madre da a luz a nueve hijos. Poquito después nos trasladaríamos a la calle del Alberconcillo, en lo que ahora es la bajada a La Ciel, por la carretera al cementerio.La familia sigue creciendo con la llegada de tres hermanos más. Nuestros padres cultivaban tomate, trigo y cebada. La nuestra era como las demás familias del pueblo, muy humilde y trabajadora. Eran tiempos muy difíciles y todos debíamos ayudar para poder comer y salir adelante. Recordamos la niñez con mucho cariño familiar, pero sin comodidades. Nuestra madre ponía una estera en el piso y allí se disponía la mesa, sobre la cual todos juntos comíamos.

En el año 1947 esperanzado por noticias de progreso, que llegaban de otros indianos que se habían marchado a Latinoamérica y , aquí negadas debido a la durísima posguerra que azotó a toda España pero en particular a las islas, nuestro padre decide emigrar junto a nuestro segundo hermano mayor. Lo hacen en un barco de vela que, tras un accidente en alta mar, les deja sin agua potable y contamina el preciado gofio con gasoil. Temieron por sus vidas y mi padre contaba que, en aquel momento se encomendó a San Nicolás de Bari, patrón de los pueblos en peligro, y la Virgen María. La salvación llegó en la forma de un barco ruso, que los rescata y aprovisiona para que puedan continuar el viaje sin altercados. Tardan tres meses en llegar a Venezuela y allí nada más llegar, los mandan a Tamacuco a trabajar ya que no tienen documentos.

Por ese entonces, comenzamos a sentir lo que significa dejar de ver a la figura paterna y al preguntar a nuestra madre, nos dice que se han ido para darnos de comer.

Mientras tanto, nuestro padre con nuestro hermano, gracias al Ministro de Agricultura de la época que los lleva a trabajar a su hacienda envían la primera carta con el primer chequecito. Esta carta la reciben los hermanos mayores que la leen a escondidas de nuestra madre por miedo a las malas noticias, tan frecuentes en la época. Esta carta y las siguientes llegaban en el “Correo de Melián” y se recogían en casa de Pepito Bolaño, apodado cariñosamente “El Mutilao”, ya que había perdido una pierna en la guerra. Tenía la tiendita del pueblo donde se compraba “fiao”, al igual que en casa de Anita Rufina.

En esta primera carta, nuestro padre alivia nuestro pesar por su falta y nos llena de esperanza gracias a ese chequecito, que nuestra madre va a cambiar a la Calle Cano, en el mercado negro de Las Palmas. Nuestro padre nos da instrucciones de que se debe pagar el adeudo de una peseta a Periquito la Cruz, el cual tenía un bar donde también se vendía “pescao salao”.

La amargura de tener lejos a los seres queridos se palia día a día con la cotidianeidad y el cariño de nuestra madre. Gracias a su carácter de mujer luchadora y fuerte, que saca adelante a sus hijos sola y ,cuyo anhelo es darnos estudios a todos.

Don Antonio león, el cura de entonces, forma un coro y nos apuntamos. También hacemos teatro y colaboramos para recaudar fondos para la nueva iglesia de San Nicolás. En aquel entonces estas fiestas que hoy comienzan estaban centradas en los ritos eclesiásticos: la misa al Santo, la procesión, etcétera.

Aunque también venían rondallas, bailaban los papahuevos y los feriantes traían turrones, helados y había fuegos artificiales frente a la Iglesia.

También había bailes para la “gente grande” y traían ruedas con sillas voladoras, ¡tan distintas a los cochitos de hoy día!

Chupábamos “caña dulce” y cuando se podía, se compraban zapatos y vestidos que después de las fiestas guardábamos como “oro en paño” para la misa de los domingos. También, algún que otro domingo, podíamos ir al cine en Vecindario

Recuerdos de este pueblo humilde de gente sencilla, un pueblo que no olvida su pasado porque quiere construir un futuro mejor, más consciente y próspero para todos. Y que la prueba de ello la tenemos hoy aquí, manteniendo nuestras tradiciones y celebrando nuestras fiestas.

La vida en Sardina, gracias al trabajo incansable de los que se fueron, comienza a mejorar para nosotros. Mamá nos manda a la prueba de bachillerato en Las Palmas por que la maestra, Doña Rosario, afirma que estamos preparadas. Aún no hay suficiente dinero para mandarnos a todos a estudiar.

Por ese tiempo nuestro hermano que está en Venezuela, se casa por poderes con una muchacha de San Bartolomé y nuestra madre decide viajar a Venezuela a acompañarla. El reencuentro entre nuestros padres es un poco tenso, ya que nuestra madre se percata de la cantidad de mujeres caribeñas que persiguen “al blanquito de ojos claros” y le dice bien clarito: “¡O te vienes de vuelta conmigo o me traes a todos mis hijos porque ,a ti no te dejo aquí solo!”.

De esta forma nuestros padres nos mandan llamar y hacer los preparativos para el viaje. En nuestro caso emigrar no fue tan doloroso porque íbamos a reunirnos con nuestros seres queridos, ¡aunque, alguna que otra si lloró por algún muchacho que dejaba atrás! Viajamos en un barco muy bonito bautizado como “Begoña” y tardamos nueve días en llegar. ¡Para nosotros una aventurilla comparado con el periplo de nuestro padre en su primer viaje!

Ya reunidos en Venezuela todos los integrantes de la familia ,afortunadamente las cosas empiezan a ir bien. Después de mucho trabajo y esfuerzo por fin se cumple el sueño los papás: terminar la casa de Pozo Izquierdo. A mamá le preguntan los venezolanos, mirándonos: ¿son todos del mismo padre? A lo que nuestra madre, con los ojos echando chispas, responde: “¡de hierro y cemento!” Después de todo, son culturas diferentes y el entendimiento no siempre es fácil. La vida discurre tranquila en Venezuela y pasan los años, crecemos y nos casamos. Algunos de nosotros decidimos regresar, como regresaron nuestros padres después de años de duro trabajo y ahora son nuestros hijos y nietos los que deciden emigrar. ¡Pareciera que ya estaba en nuestro código genético!

Esta es sólo una de las historias que esta tierra cuenta sobre los una vez también fuimos “inmigrantes ilegales” en un país extraño, con la familia separada y una única ilusión: Mantenernos juntos y salir adelante.

A los que la vida, por la razón que sea, les empuja a dejar atrás su tierra, también les obliga a tragarse “la magüa” o nostalgia, se dice que el primer nostálgico de la historia y, a su vez, el navegante más conocido, fue Ulises. Tras su triunfo en la guerra de Troya, el único objetivo del luchador, según cuenta la historia escrita por Homero, era el de regresar a su patria para re-encontrarse con su amada Penélope. Ser fuertes y no olvidar jamás el punto de partida pues quien olvida sus raíces corre el peligro de perderse y olvidar quién es.

Venezuela dio a nuestra familia la oportunidad de prosperar, de crecer. Nos dio como regalo una cultura nueva que fundimos con la nuestra y se enriqueció. Mezclamos las arepas con gofio, bailamos joropo como si fueran seguidillas y saltonas, nuestro vocabulario aprendió que chama era muchacha y que nuestros padres eran canarios pero nuestros hijos vaya usted a saber dónde nacerían.

Para ir acabando, quisiéramos hacer un llamado a la solidaridad para quienes hoy llegan a esta tierra y a este pueblo. Así como un día los canarios salimos a buscar un mejor futuro para nuestros hijos y nos recibieron con alegría, tenemos ahora el deber de recibir a los que llegan de igual manera. Los movimientos migratorios enriquecen y engrandecen a los pueblos y podemos estar orgullosos de que el pueblo de Sardina y el pueblo canario no olvida su pasado, ¡todo lo contrario! Le hace honores dando la bienvenida con la alegría y la humildad que nos caracteriza.

Como pregoneras de este año les pedimos con todo el corazón que disfruten de estos bellos e históricos festejos con cariño, solidaridad y alegría.

¡VIVA SAN NICOLÁS BENDITO!

¡VIVA EL PUEBLO SARDINERO!

Que empiecen las fiestas.

P

P1

BELÉN - VILLANCICO TELDE DIC14

Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

agustin espinosa 19

ESPINOSA19